Introducción:

En el presente trabajo analizaremos el film “Amores Perros” película de cine dirigida por Alejandro González Iñárritu, producida en el año 2000, por Altavista Films y Zeta Film, en México.

La hipótesis a desarrollar será analizar cómo se construye la narración para lograr el efecto de sentido de tensión, violencia y caos, a través de las marcas de la enunciación presentes en el texto fílmico. Nuestro análisis se centrará en las cuatro escenas del choque, que por sus características de construcción enunciativa y por la relevancia que adquiere dentro del film, nos parecieron las escenas más pertinentes y representativas.

Para el desarrollo de dicha hipótesis nos basaremos en los textos:

“El tiempo de la expresión cinematográfica” de Gianfranco Bettetini, teórico que estudió en detalle el cine desde una perspectiva semiótica.

“Enunciación, punto de vista, sujeto” de Jesús González Requena.

“La enunciación cinematográfica” de F. Casetti.

“Historia/Discurso: Nota sobre dos voyeurismos” de Christian Metz, uno de los semiólogos más importantes respecto del cine.

Trabajaremos en base a los siguientes conceptos:

De Bettetini

Indices Comentativos: “Indicadores de una actitud comunicativa diferente de la de la narración y “crítica” respecto a alguno de los elementos de relato o en general, del enunciado”. Se trata de elecciones técnicas que significan una intervención. Son marcas presentes en la superficie textual, que remiten a juicios, críticas u opiniones de la enunciación.

Relato Comentativo: “Técnica narrativa (...) cuya finalidad es mantener “en suspenso” al espectador durante la exposición de la historia… El comentario es más tenso que el relato porque el sujeto enunciativo está involucrado en él directamente. Al contrario del relato normal tiende a una participación intensiva del espectador. El sujeto de la enunciación actúa de manera más determinante que en el relato normal dejando muchas huellas de forma comentativa. Relatar recurriendo a las técnicas del comentario significa arrastrar al espectador “dentro” de la historia haciendo que aparentemente llene esos vacíos que el sujeto de la enunciación ha dejado en libertad. En conclusión el narrador relata como si se comentase”.

Comentario Atemporal: “Intervenciones directas del sujeto de la enunciación sobre los materiales del relato (…) independientemente de la articulación temporal del relato (...) Recurre a un elemento de la ambientación narrativa para producir a través del montaje, un juicio sobre los personajes del relato y sobre las acciones, articulándolo en una temporalidad totalmente independiente de la del mundo narrado.

Es decir, cuando en un film se suspende la temporalidad del relato para comentar algo.

Por otra parte tendremos en cuenta las relaciones posibles entre punto de vista y saber de G. Requena, como así también su concepción de “Enunciación” que retoma de “La teoría de la Enunciación” de Emile Benveniste. G. Requena ve a la enunciación como un proceso; es el espectador el que a través del mirar reconstruye lo que el texto propone. Se concibe así un sujeto vacío que el espectador llena con su mirada.

Casetti plantea que en los films se pueden hallar gestos de interpelación hacia el espectador, establece que la mirada a cámara es el más importante. Pero existen otros gestos que pueden operar de igual manera: los títulos (créditos), el título del film, los cartones que aparecen como intertítulos (que ubican espacial y temporalmente la acción, “6 años después”, por ejemplo) y la voz en off. Si bien en el film que analizaremos no aparecen miradas a cámara, sí se pueden encontrar otros gestos de interpelación, que utilizaremos para el análisis.

El film comienza con la escena de un choque, que se repetirá tres veces más a lo largo del mismo, aunque con algunas diferencias. En las primeras tomas hay un desfasaje entre las imágenes y los sonidos (se ve una calle o ruta desde una cámara en movimiento y se escucha un diálogo). Podemos interpretar este recurso técnico como una llamada de atención hacia el espectador, ya que ese desajuste entre la banda sonora y las imágenes en la construcción de los cuadros de inicio, constituyen un comentario atemporal, que luego el espectador podrá ir entendiendo o descifrando mediante la inducción semántica que requiere este tipo de comentario, a medida que el film avanza y que otorga más elementos que permiten captar el significado de esas tomas. La escena luego muestra una persecución callejera con primeros planos al interior del auto de quienes son perseguidos: dos jóvenes que llevan a un perro herido y que sangra.

Los primerísimos primeros planos (PPP) que enfocan la herida del perro, los personajes que discuten gritándose entre sí, los planos en movimiento al interior y exterior de los autos, las bocinas, los fuertes sonidos del acelerador; todos estos elementos técnicos/sonoros son a nuestro entender índices comentativos, que construyen una enunciación fílmica que genera un efecto de sentido de tensión y caos.

La persecución termina en un choque en el cual se ve implicado un tercer auto, del cual hasta el momento no se tiene información. Lo único que percibimos al final de esta escena (después del choque) es el primer plano de una joven herida que pide auxilio.

Seguidamente aparece el primer intertítulo (“Octavio y Susana”). A lo largo del film aparecerán dos más (“Daniel y Valeria” y “El Chivo y Maru”). Desde el punto de vista de Casetti, estos intertítulos son interpelaciones que guían la lectura del espectador, que desde la butaca de cine puede seguir el desarrollo del film.

En la segunda escena del choque el espectador ya conoce el por qué de la persecución. Si bien las imágenes son similares a la primera escena analizada del choque, el desfasaje más pronunciado con el sonido, y los ruidos del acelerador y de motores, generan nuevamente el efecto de tensión, manteniendo la atención del espectador, aunque ya conozca el desenlace de la persecución.

En la tercera escena del choque ya no se ve la persecución, sino que se llega hasta ese momento desde la perspectiva del personaje Valeria. Se construye en este caso un ambiente distendido dentro de su auto, que igualmente genera expectativas, porque el espectador puede inferir o sospechar (por el conocimiento que posee, provisto por las escenas anteriores), que se va a producir el choque.

Analizando en conjunto las tres primeras escenas de la colisión (que van aportando elementos nuevos, y que se van enlazando con las historias a medida que avanza el film), notamos que el espectador va adquiriendo un saber que llega a superar al que poseen los personajes (el espectador sabe las implicaciones de los acontecimientos antes que los personajes): Valeria desconocía que Octavio era perseguido por la otra calle y que por eso aceleró aunque su semáforo era rojo y Octavio ignoraba que Valeria estaba por pasar el cruce y que iba “distraída”( iba cantando y se iba pintando). Entonces, el espectador, en la reflexión de los elementos que aportan las escenas, y al poder ver los momentos previos al choque desde ambos automóviles, puede saber cómo va a ser el desenlace de las escenas y anticiparse al saber de los personajes de alguna forma. Esto se logra por la reconstrucción desde distintos puntos de vista que se realizan en el film de la misma escena, donde los autos se interceptan a gran velocidad y por la construcción de la historia en un constante ir y venir en el tiempo, que provoca que el espectador algunas veces pueda anticipar lo que vendrá, infiriendo por lo que ya conoce, y que otras veces quede sin entender las implicaciones del acontecimiento, hasta más avanzado el film. Todas estas operaciones descriptas requieren que el espectador se encuentre en una posición activa frente al film, que “participe” llenando vacíos , como un espectador de cine activo, infiriendo, reflexionando, prestando atención a los detalles.

Finalmente, los personajes ignoran que el choque significa desde la construcción del film, un “choque” de historias que se desarrollan más o menos independientemente, pero que están siempre signadas por ese encuentro, ese entrecruzamiento que determina el cruce de las tres historias.