Todos sabemos que lo que vestimos dice mucho sobre nuestra personalidad, por esto el diseño de modas es una disciplina de gran importancia en el mundo de hoy. Aunque muchos crean que es algo superficial, lo cierto es que es toda un arte.

El mundo del diseño de modas es extravagante, glamoroso y extremadamente variado. Cada temporada, los diseñadores de moda nos presentan sus colecciones, con estampados y colores originales, y estilos exquisitos, generando nuevas tendencias.

La importancia del diseño de modas es tan grande que la ropa que vestimos marca puntos en el tiempo. Si miramos una foto de una persona tomada en los 90, podemos identificar rápidamente cuándo se tomó la fotografía con sólo mirar lo que esta persona viste.

En los 50, las mujeres solían usar corsés para afinar la cintura. También vestían escotes pronunciados, mucho maquillaje y el peinado voluminoso, una imagen bastante sexista, pero elegante.

En los 60, con el moviendo feminista, el mundo del diseño de modas cambió drásticamente, eliminando los escotes y el corsé, que era tan insalubre, y generando un nuevo estilo de peinado: el pelo corto como hombre en las mujeres (al estilo Twiggy). Sin embargo, las minifaldas se convirtieron en un éxito, y junto con ellas, las botas estilo go-go. Lamentablemente, los 60 se ven acompañados por un alto crecimiento de casos de bulimia y anorexia, que hasta hoy forman parte del mundo de la moda. También, todavía, se le daba mucha importancia al maquillaje, especialmente en los ojos.

Sin embargo, en los 70, con el movimiento hippie, las mujeres se arrancaron las pestañas postizas y suavizaron el maquillaje. La acentuación de la figura femenina perdió importancia. Muchas feministas decidieron dejar de usar corpiño, lo que generó un nuevo estilo, característico de esa década. La idea era demostrar que las mujeres eran libres, que podían hacer lo que quisieran, vestirse como quisieran, sin tener que satisfacer a los hombres. Creo que no hay mejor ejemplo que estos sobre cómo la moda dice tanto sobre nuestro estilo de vida e ideologías. El movimiento Punk en los 70 es otro ejemplo que nos demuestra que la ropa es un arte, ya que funcionaba como un medio de protesta.

En los 80 el glamour dominó las vidrieras, y los principales representantes del diseño de modas de esta época fueron Madonna y Michael Jackson. Los guantes y las medias de encaje eran prendas comunes entre los jóvenes. Las argollas en las orejas, cadenas, pantalones apretados y peinados extremadamente voluminosos eran parte de la nueva tendencia.

Una década después, el diseño de modas se concentró en la simpleza. La gente se cansó de tanto glamour, y los diseñadores se enfocaron en crear prendas cómodas y, a su vez, con estilo.

Hoy el mundo del diseño de modas nos ofrece una multiplicidad de diseños y estilos, que permite que cada persona pueda tener su propio look. Gracias a la influencia de distintas culturas, las telas y los estampados disponibles son increíbles y muchos de ellos, exóticos. Además, muchas modas pasadas todavía tienen gran influencia en la actualidad, proporcionando más posibilidades.

El diseño de moda puede estar orientado a distintos rubros. Entre ellos, se encuentran los accesorios. A pesar de que muchos creen que son sólo agregados que no indican nada, los accesorios, de hecho, son altamente necesarios para resaltar o darle vida a lo que vestimos. Muchos diseñadores pasan más tiempo analizando los accesorios que usarán en sus diseños que en la ropa en sí. Entre los accesorios que el mundo del diseño de modas nos brinda, se encuentran las carteras, brazaletes, pendientes, collares, pañuelos y bufandas, sombreros y todo tipo de aplicaciones para el cabello, sortijas, tobilleras, etc.

Muchas prendas simples pueden realmente lucirse si le agregamos el ornamento correcto. Los accesorios, como la ropa, dicen mucho sobre nosotros mismos, por eso hay que ser muy cuidadoso con lo que elegimos. Por ejemplo, un collar de colores vibrantes, como el amarillo o el verde, pueden sugerir que eres una persona alegre y positiva. Los colores más oscuros, como el gris, el violeta y el marrón, pueden sugerir elegancia.

Si crees que tienes capacidad y estilo para diseñar tus propias prendas y accesorios, existen muchísimas formas de convertirte en una diseñadora profesional. Por supuesto, la primera opción es la carrera universitaria de Diseño de indumentaria. No existe nada mejor que una carrera profesional para convertirte en una diseñadora exitosa. Sin embargo, no muchos tienen el tiempo necesario para hacerla. Una segunda opción es un curso de diseño de modas, con el que también recibes un título. Existen también cursos de moldería, figurismo, lencería, tejido, telar, arte textil, accesorios, confección, estampados y mucho, mucho más.

Un curso de confección, por ejemplo, capacita a los estudiantes a usar distintas máquinas de cocer. En los cursos de diseño de moda, lencería, estampado y arte textil, aprenderás sobre texturas, materiales, etc. Con un curso de figurismo, desarrollarás tu capacidad como dibujante, a través de técnicas de dibujo (sombreado, pintura, proporciones, dimensiones, perspectivas, etc.). En un curso de moldería, obtendrás las herramientas necesarias para comenzar a crear los diseños que tienes en mente. Por supuesto, mientras más cursos realices, mayor capacitada estarás para formar parte del universo del diseño de modas.

También existen cursos de bijouterie en donde puedes aprender técnicas de enhebrado, sobre materiales, moda, y mucho más. Algunos cursos están orientados a la bijouterie rústica. Generalmente los artesanos se interesan mucho en este tipo de curso, ya que les proporciona una herramienta para crear sus diseños y luego venderlos en ferias artesanales.

Por su puesto, también hay cursos especializados en carteras y bolsos que son realmente interesantes y útiles. Así que si tu fuerte es este tipo de accesorios, puedes capacitarte y tal vez algún día crear tu propio negocio.

Sin embargo, para llevar a cabo un negocio en diseño de modas, ya sea orientado a la vestimenta o a los accesorios, no sólo necesitas capacitarte, sino también un espíritu emprendedor. ¡Y no hay nada mejor que ganarse la vida con algo que disfrutamos tanto!

Si eres fanática del diseño de modas y tienes buenas ideas, entonces prueba ser parte de este universo. Tú podrías ser la próxima que marque un punto significativo en la historia.