En 1960 se comenzó a dar en Latino América, una preocupación por mejorar y humanizar el nivel de vida de las clases de escasos recursos. Por esta razón surge en México el FOVI (que actualmente el INFONAVIT), que se encarga de promover y financiar obras que proporcionen una mas adecuada y accesible, en cuanto a precio, vivienda a los sectores necesitados.

En la ciudad de Monterrey se dio un rápido y desmesurado crecimiento demográfico, donde la escasez de vivienda representaba un gran problema. Debido a esto como una solución a dicho problema se piensa en la construcción de un complejo habitacional que albergue confortablemente a la mayor cantidad de familias posibles.

El FOVI decide crear un conjunto habitacional a base de condominios, los primeros en su tipo en el área metropolitana de Monterrey, el cual alojaría la mayor cantidad de personas en un mínimo de área.

De esta manera nacen los condominios constitución, localizados en los terrenos rescatados del río Santa Catarina, zona que satisfacía mejor los requisitos para la obra, que eran:

1. Cercanía a los centros de trabajo: puesto que las personas que iban a vivir en ellos trabajaban en el primer cuadro de la ciudad.

2. Factibilidad de transporte: Pues dos arterias viales importantes desembocan en ese punto. (Av. Constitución y Félix U. Gomes)

3. La cercanía de futuras áreas verdes: Se tiene el plan de construir un gran parque en el rió Santa Catarina desde que era gobernador de monterrey Ignacio Morones Prieto.

El área sobre el cual se pensó el proyecto, era utilizada como basurero de la ciudad, por lo que hubo que rehabilitar el terreno para poder hacer uso del mismo y el área de dichos terrenos era de 7.817 hectáreas (78,170 metros cuadrados).

Esta obra fue pensada a nivel estatal por lo que se encomendó su realización al Departamento de Planificación del Estado, donde en aquel entonces el Arquitecto y Planificador Guillermo Cortés Melo era su director.

Características del Proyecto Condominios Constitución

El terreno estaba situado en la región centro-Este de la ciudad colindando con las calles: Ave. Constitución al su, Félix U. Gomez al este, Calle Antillon al sureste y Ave. Padre Mier al suroeste.

El Proyecto Contaba con 50 edificios de cuatro y tres plantas, agrupados alrededor de dos plazas, un centro comercial que contaba con una torre con 20 departamentos los cuales daban en total 1000 unidades, una alberca y una escuela. El precio de los departamentos variaba de entre $44,000 y $99,000 pesos según el tamaño, el número de cuartos, el piso en el que se localizaba y la calidad del material.

Para la distribución de los departamentos había 5 tipos de departamentos los cuales se dividían en 3 subtipos. Cada departamento contaría con servicios de agua, luz y drenaje, así mismo la unidad mantendría un servicio de limpieza, vigilancia y reparaciones. Se pensó en ocupar el 26% del terreno (20,060 metros cuadrados) para las viviendas, dejando el resto para jardines, corredores, pasillos y áreas de servicio.

Los condominios fueron inaugurados en 1964 siendo el presidente de la republica el Lic. Adolfo López Mateos y coincidiendo con el cambio del presidente del FOVI quien a su llegada cambio los requisitos legales para la solicitud de los condominios, lo que hizo que se suspendieran las 850 solicitudes que había hasta ese momento.

En los 6 meses siguientes, solo una familia habitó los condominios, por lo que se vieron obligados a cambiar los requisitos nuevamente. Una vez restablecidas las solicitudes, se comenzaron a poblar el ala poniente, observándose una gran unión dentro de la comunidad, ya que las familias que residían en esta área formaron una banda de música y un grupo teatral, los cuales organizaban bailes y presentaciones en una de las plazas.

Cuando se comenzó a poblar el ala oriente de los Condomínios Constitución, se comenzó a perder el control y el estatus con el que se había ido calificando a los compradores fue variando paulatinamente, ya que personas de diferentes niveles socio-económicos y morales fueron habitando los condominios, tales como estudiantes, prostitutas, pandilleros o cualquier otra persona que pudiese pagar por ellos, los cuales afectaron directamente al propósito inicial del proyecto. Se calcula que el proyecto costo entre 5 y 6 millones de pesos.

Características sociales, económicas y culturales de los usuarios de los Condomínios Constitución.

Cuando los condominios fueron comprados en todo el complejo eran un total de 754 matrimonios, donde 250 de estos los jefes de familia no rebasaban los 30 años y en total se otorgo el 43% de los departamentos a personas con menos de 30 años. (En general los departamentos estaban habitados por gente joven).

La población económicamente activa de la comunidad estaba dividida en varios sectores [22.4% profesionistas (9.4% maestros, 3.3% Ingenieros, 3.7% Licenciados y el 6% otro tipo de profesionistas), 9% Gerentes y Propietarios, 27.6% Oficinistas, 12% Vendedores, 0.3% Agricultores, 3.4% Choferes, 12.6% Artesanos, 1% Jornaleros, 11.7% trabajadores en servicios o similares] y el 82% tenia ingresos de entre 1,800 a 3,300 pesos.

Con estos datos podemos determinar que los condominios constitución no fueron pensados realmente para la gente de ingresos mínimos (que en aquella época oscilaba entre 900 y 1500 pesos) porque por características de ubicación y tipo de construcción hacían imposible ofrecerlos a gente de niveles bajos de ingreso.

En varias encuestas que se tomaron en la época los regiomontanos opinaban que eran construcciones que no se adecuaban ni al modo de vivir de monterrey ni al nivel socio-económico de la población en general. Muchas de estas personas se rehusaban a comprar este tipo de propiedad al no creer que poseyeran una verdadera propiedad.

Características Actuales

Por razones ajenas al proyecto al realizarse la obra no se construyo ni la alberca, ni la torre, ni el centro comercial, lo cual provocó que se desarrollaran comercios informales en las inmediaciones de la zona.

Los edificios se terminaron construyendo en general de 4 pisos, con algunas excepciones, los cuales eran llamados los edificios de lujo, construyéndose en total 1044 departamentos.

La distribución de los edificios se hizo en a manera de obtener el mayor aprovechamiento del área, creando prolongados y estrechos pasillos entre ellos, los cuales nunca fueron rodeados por áreas verdes como se proyecto en un principio. Aun cuando existen los espacios para la vegetación, por la falta de conciencia cívica, apoyo por parte del gobierno y un plan de mantenimiento las áreas verdes no existen.

En los lugares donde se proyectaron las áreas de juego se construyeron unos cuartos de servicio donde se guardaban los implementos de limpieza o jardinería, actualmente se usan para colocar los botes de basura.

En las plazas se dan las áreas de juego y recreación en general; existe otro espacio donde hay columpios y resbaladeros.

Los edificios dentro del complejo habitacional, Condomínios Constitución, tienen una excelente orientación para su protección solar, sin llegar a ocasionar una monotonía en su colocación y el edificio escolar esta en una adecuada ubicación dentro del conjunto

Actualmente se publicó un plan para regenerar el área que ocupan los Condominios Constitución y se planteo por el Municipio de Monterrey a los inquilinos de los inmuebles, que durante 40 años han sido los únicos responsables del mantenimiento del sector.

La idea de regenerar el sector surgió a raíz de una visita por parte del sector salud, en la que detectaron adultos mayores que viven solos en medio del conglomerado de edificios, y a quienes sería muy difícil dar auxilio médico en caso de una emergencia.

Además se percataron de que varios de los edificios presentan fugas de gas, lo que los hace susceptibles a un siniestro que no sería oportunamente atendido por falta de accesos a la parte central de los condominios.

La solución que proponen es acoger dicho predio a la nueva ley de régimen en condominio, lo que permitiría que entre condominio y condominio se pudieran hacer calles interiores para uso peatonal, pero que podría dar acceso a un vehículo, sobre todo de emergencia.

Desde su fundación, los Condominios Constitución no tienen más administrador que los propios inquilinos pues están establecidos como un solo condominio y la Administración Municipal no entra a brindar servicios de limpia, vigilancia o servicios públicos en general.

Con el tiempo, varios departamentos se han quedado abandonados y muchos otros, pese a seguir habitados, padecen deterioros que ponen en riesgo la seguridad de la zona.

En este plan el municipio aportaría mano de obra para reparar fugas de gas, filtraciones de agua y hasta balcones deteriorados y a punto de caer. Se justificará la utilización de recursos públicos para los trabajos, argumentando que se trata de un asunto de seguridad pública.

El complejo habitacional Condomínios Constitucion fue construido en Félix U. Gómez y Constitución no soluciono los problemas de escasez de vivienda y si provoco un deterioro considerable del centro urbano. También fomento, como ha sucedido en otras partes, una derecho no formal ni jurídica, pero si real y utilizado realmente por delincuentes que, sabiendo que la Policía no entraba a la zona, mas por temor que por corrupción, se refugiaban ahí, hacinados en escaleras y pasillos de los edificios, sumidos en la oscuridad y evadiendo la acción policíaca, en aquellos edificios baratos, mal construidos y mantenidos peor.

Durante años, hasta hace décadas, los condominios, como es conocido popularmente este complejo multifamiliar, fueron tierra de nadie, una especie de Tierra y Libertad de la clase media baja. La Policía no entraba a buscar delincuentes porque entrar era difícil y peligroso. Los bandidos se acomodaban entre las familias correctas, que también las había viviendo en los condominios, pero que tenían que soportar a los malos y convivir con ellos. Tan fueron tierra de nadie los condominios que, durante mas de 10 anos, al Banco se le olvido cobrarles sus prestamos hipotecarios a los condóminos.

El hecho es que los Condominios Constitución fueron un fracaso histórico como solución a los problemas de escasez de vivienda, de deterioro del centro urbano y de crecimiento desmedido de la mancha urbana. Pero a Borras se le olvido este hito histórico.